Directorio Comercial

Lectoescritura: ¿cuáles son sus beneficios en los niños?

Por: Redacción

Lectura de 2 minutos

Reading Time: 2 minutes
Por Psic. Anahí Guadarrama

¡Desarrollemos habilidades de lectoescritura!

En esta época es muy difícil para los adultos y aún más para los niños y jóvenes poder enfocar la atención y esfuerzo en el desarrollo de habilidades de lectoescritura.

Es posible que tras el encierro haya aumentado la sensación de aburrimiento o fastidio en los chicos, y también aparece el «ocio». Para ello existen una infinidad de actividades que se pueden realizar en casa. Una de ellas es LEER.

Elvira Cachay, directora regional de Innova Schools, destacó la importancia de que los pequeños lean junto a sus padres, ya que el niño aprende éste hábito al ver leer a las personas de su entorno.

Para reforzar la lectoescritura, el Colegio Cuernavaca tiene como objetivo para este aislamiento social el acompañar a sus estudiantes en éste proceso con actividades atractivas e interesantes.

Así ellos puedan imaginar, inferir y opinar acerca de las lecturas que hagan con sus padres y familiares cercanos.

¿Cuáles son los beneficios?

Según Hélène Cotinet, los beneficios de leer en casa son los siguientes:

1. Se establece una mayor conexión a nivel emocional.

2. Existen estudios que demuestran la correlación entre el número de palabras que escucha un niño de pequeño con su éxito académico.

3. Leerles en voz alta en una lengua extranjera, de ser posible, les ayuda a procesar más vocabulario y desarrollar sus habilidades de comprensión.

4. A través de las historias se comparten comportamientos, emociones y hechos que les ayudan a desarrollar su inteligencia emocional y a entender el mundo.

Un punto importante es que los padres de familia en los diferentes colegios de Cuernavaca animen a sus pequeños en el proceso de lectura y escritura

Siempre es buen momento para ir adquiriendo el hábito de lectura y escritura, sobre todo en los niños más pequeños.

También se recomienda, dependiendo la edad, leer entre 10 y 30 minutos diarios, y si el pequeño ya sabe leer pueden irse turnando para hacerlo.

Algo muy importante es que lo hagan en voz alta y que sea de interés mutuo, en un lugar cómodo, especial y agradable por mencionar el jardín, la sala, la recámara, el estudio, etc.

«La lectura es para la mente, lo que el ejercicio es para el cuerpo»

Jossep Addison.

Te Puede Interesar: